tendencias_0

TENDENCIAS EN RESTAURANTES A PARTIR DEL CORONAVIRUS

A partir del Coronavirus… ¿Qué?

La tecnología

La tecnología se potenció como auxiliar facilitador de los cambios para atender a los requerimientos del momento. Las aplicaciones tecnológicas abarcan diferentes áreas del restaurante. Las automatizaciones se extendieron en los locales como forma de evitar el contacto con las superficies. Puertas que se abren y cierran sin tocarlas y sistemas en los gabinetes higiénicos que se activan con mecanismos electrónicos, son innovaciones muy extendidas.

Las cartas digitalizadas sustituyeron a las tradicionales de materiales tangibles. Los códigos QR y las comandas desde dispositivos tecnológicos instalados en las mesas o desde el propio Smartphone del cliente, se expandieron.

Algunos restauranteros iniciaron el camino de la robótica. Robots meseros que pueden trasladar pedidos a las mesas.  Los sistemas de pagos contactless se han impuesto con fuerza.

Los hosteleros han entendido que es necesario apostar a la digitalización y a las soluciones tecnológicas. Y esta es una tendencia que, seguramente, permanecerá, más allá del futuro del coronavirus.

tendencias_1

La comida para llevar o con entrega a domicilio

Las demandas off-premise, comer fuera del restaurante, permitieron que muchos restaurantes lograran mantenerse activos durante las restricciones. La gente no podía salir de casa, pero tenía que comer. Así que, la comida en casa fue la solución. El take away, el delivery, el drive-thru se potenciaron. Las cocinas de los restaurantes permanecieron abiertas y, rápidamente, los restauradores generaron sus sistemas para satisfacer estas demandas.

Una modalidad que se extiende, es el cubside pickup. El cliente realiza el pedido online o por vía telefónica.  Va al restaurante a retirarlo, aparca en el lugar indicado para ese fin. Un empleado le acerca su pedido y lo guarda en el maletero. Ningún riesgo, ningún contacto. Es un sistema práctico, que no exige ninguna inversión extra, solo una redefinición de algunos roles y cierta organización de espacios externos.

La seguridad de los consumidores es uno de los aspectos a los que es imprescindible atender. La gente tiene miedo a los contagios. Los lugares públicos se sienten como amenazas para la salud, y va a pasar mucho tiempo antes de que la confianza total se reinstale. Por tanto, la tendencia a la comida para llevar seguirá manteniéndose largamente.

Cambios en los horarios de comidas

El coronavirus impulsó el teletrabajo como una modalidad que el mundo aceptó. Las empresas sustituyeron la presencia de los empleados por una pc con el sistema informático adecuado.  El trabajo en el hogar permitió que la actividad continuara aún en los tiempos de restricciones y aislamiento.

El trabajo en casa provocó modificaciones en los momentos para comer. El tradicional desayuno, las salidas pre o post office desaparecieron. La cena antes de volver a casa, se desdibujó.

Las personas que trabajan en el hogar suelen hacer algunas pausas en medio de la jornada, y esos son los momentos elegidos para comer.  Las propuestas de brunch, desayuno tardío y almuerzo temprano, están teniendo éxito y obligan a repensar la carta.

tendencias_2

Desaparición de las mesas buffet

El sistema all inclusive, tan popular en determinados mercados internacionales, va quedando atrás por el coronavirus. Desde los desayunos de hotel hasta los banquetes preparados en restaurantes con sistemas buffet, desaparecen por las restricciones sanitarias.

Algunos locales intentan mantener la modalidad, con asistentes que se ocupan de servir a los comensales mientras circulan por las mesas. Pero la gente visualiza el sistema buffet como un riesgo porque supone cercanía con otras personas. Esto marca una tendencia a su desaparición.

Marketing centrado en la confianza

La meta del marketing en tiempos de coronavirus es recuperar la confianza. Esta es una tendencia que se impone y que, seguramente, perdurará. El marketing inbound, que no invade,que hace llegar al consumidor propuestas adecuadas a sus intereses, se muestra con alta eficiencia.

Los potenciales clientes necesitan confiar, y esa confianza se genera con la cercanía, mostrándoles que se los conoce, que se los cuida. Se trata de alinear el restaurante para que camine junto al cliente. Este es el camino para atraerlo y para mantenerse competitivo.

Las olas de coronavirus se suceden y parecen no tener fin. Hay cambios que se transforman en tendencias que seguramente perdurarán. Una vez que nuevos hábitos se instalan en los consumidores, es difícil modificarlos. Y eso es lo que está ocurriendo. Empresas y las personas que trabajan en ellas, han cambiado y seguirán haciéndolo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>