Entradas

NUEVA ALIMENTACION

NUEVA ALIMENTACIÓN: OPEN KITCHEN, DELIVERY Y LOS MEAL KITS.

Comer más veces durante el día y en menos cantidades es una forma de consumo que crece, ya que la separación entre la mañana y la tarde en las jornadas partidas se va reduciendo y se han incorporado al mercado laboral nuevos “horarios” por parte de una legión de emprendedores, freelances y profesionales que trabajan en un formato menos presencial con sus empresas. Leer más

verduras-0

ESTOS SON LOS ALIMENTOS QUE DEBERÍAS COMER EN FEBRERO

Más económicos, sanos y ecológicos. Los alimentos de temporada, desde siempre, han tenido esas ventajas. Y es que, antes de que los supermercados se llenaran de productos procesados, el hombre solo tenía que mirar a la naturaleza para saber qué debía o no comer.

“Por San Blas (3 de febrero), el besugo atrás” o “por San Blas, tus ajos sembraras”, son algunos de los refranes que nos recuerdan cuáles son dos de los productos de temporada este mes. Un mes en el que las verduras y hortalizas son las grandes protagonistas, a detraimiento de las carnes, en las que reinan las aves de caza.

 

frutas

Frutas.

Mandarinas, naranjas, pomelos y limones son las frutas de temporada más recomendadas en febrero. Además de estar riquísimas, su vitamina C ayuda a hacer frente a los resfriados que nos suelen dejar las bajas temperaturas del mes.

El kiwi también disfruta ahora de su mejor momento, así como la fresa y el fresón que llegan a las mesas justo a tiempo para celebrar San Valentín.

121111860-2

 

Verduras y hortalizas.

La acelga, el ajo, la alcachofa, el puerro. También el apio, la berenjena, el brócoli o el calabacín. A pesar de que suele hacer frío, febrero es uno de los mejores meses del año para las verduras y hortalizas.

Sin olvidar la cebolla, la col lombarda, la coliflor o la endivia. O los espárragos verdes, las espinacas y algunas legumbres –que muchos confunden con verduras- como el guisante, el haba y la judía verde.

Desarrollan en México impresora 3D capaz de generar alimentos comestibles.

Científicos mexicanos están desarrollando una impresora 3D que mediante un proceso de manufactura aditiva tiene la capacidad de crear alimentos comestibles e incluso beneficiosos para la salud, informó hoy el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Esta tecnología tiene la capacidad de preparar alimentos blandos y con formas que facilitan su deglución, además de estar adicionados con bacterias probióticas que ayudan a equilibrar la salud intestinal, indicó la investigadora Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) Zaira Yunuen.

Además, la impresión de alimentos representa una alternativa para individuos que no pueden llevar a cabo la masticación de alimentos más duros de lo normal.

Para obtener un alimento generado de manera artificial primero se accede a un software que modela la figura que se quiere imprimir y, posteriormente, la impresora se encarga de ir acomodando el material comestible en capas, dotando a la figura de un aspecto tridimensional.

La única diferencia entre una impresora de papel y la Interlatin Colibrí 3D es el cartucho, que reemplaza la tinta tradicional por un material comestible.

Para manipular los materiales comestibles se deben tomar en cuenta sus propiedades fisicoquímicas y reológicas, acotó la investigadora.

Lograr una buena impresión de los alimentos conlleva atender varios parámetros, como la composición del material comestible, la concentración y proporción de los ingredientes para rellenar el cartucho de impresión o la temperatura de impresión.

A esto se le agrega un control de la temperatura del comestible dentro del cartucho, así como la viscosidad del alimento para que pueda fluir con facilidad.

Al encontrarse todavía en fase prototípica, los primeros cartuchos que se han producido contienen betún y chocolate.

Sin embargo, los científicos ya están trabajando en producir cartuchos que contengan diversos tipos de alimentos como mole, guacamole, masa para hot cakes, gelatinas y patés.

 

 

LACOMIDA ENTRA POR LOS OJOS

LA COMIDA ENTRA POR LOS OJOS, LO TENEMOS GRABADO EN EL CEREBRO

Así lo afirma un estudio realizado con peces cebra. El laboratorio de Koichi Kawakami cuenta con miles de tanques donde nadan peces cebra, todos ellos modificados genéticamente. Esta colección se utiliza para estudiar diversos tejidos y tipos de células por investigadores de todo el mundo. De los cerca de 2.000 líneas de peces de este tipo en el laboratorio, dos desempeñaron papeles importantes en un reciente estudio. Se trata de aquellos que cuentan con la modificación del indicador de calcio GCaMP, que puede ser utilizado para controlar la actividad neuronal en forma de señales de calcio. Uno de ellos se ha utilizado para retratar las neuronas detectoras de alimento y el otro para señalar la actividad del centro de alimentación en el hipotálamo de los peces.

0_a176e_c2ca3743_XL

 

El profesor Kawakami en su laboratorio. Crédito imagen: National Institute of Genetics (NIG)

“En los animales vertebrados – explica en un comunicado uno de los autores del estudio, Akira Muto –, el comportamiento alimentario está regulado por un área cerebral llamada hipotálamo. El centro de alimentación hipotalámico integra información sobre los requerimientos energéticos corporales y la disponibilidad de alimentos en el ambiente. Se sabe cómo el hipotálamo recibe información visual sobre la presa, por lo que buscamos neuronas en el sistema visual que respondieran a la presa y descubrimos neuronas cuya función es actuar como detectoras de presa y se encuentran en un área llamado el pretectum. Estas neuronas tienen una conexión directa con el centro de alimentación del hipotálamo. Nuestro estudio, (publicado en Nature) demuestra cómo la percepción visual de los alimentos está ligada al comportamiento de alimentación motivacional en los animales vertebrados. Esto es un paso importante para entender cómo la alimentación puede ser modulada en condiciones normales, así como en los trastornos de la alimentación”.