SUPERALIMENTOS FERMENTADOS LIOFILIZADOS:  MÁS NUTRIENTES Y MÁS PROPIEDADES BENEFICAS

El resultado es un polvo seco que se puede disolver en agua o batidos, o añadirlo a ensaladas y otras preparaciones.

 

¿QUÉ SON LOS SUPERALIMENTOS FERMENTADOS?

Cualquier alimento o planta medicinal que contenga hidratos de carbono o fibra en su composición se puede fermentar, como verduras, algas, cereales, legumbres, frutos secos y semillas, hierbas y frutas.

Los alimentos lactofermentados son los tradicionales como el chucrut o lácteos como el yogur; estos contienen probióticos, bacterias vivas.

Los superalimentos fermentados simbióticamente son prebióticos, probióticos, y postbióticos. Son mezclas de hongos, levaduras y cepas bacterianas con el superalimento o la planta medicinal, como, por ejemplo, la ashwagandha o la cúrcuma.

También se pueden fermentar plantas medicinales como la melisa,

La nueva tendencia consiste en elegir para fermentarlos alimentos muy densos en micronutrientes, en fitoquímicos antioxidantes u otras propiedades saludables.

 

 

 

¿CÓMO SE REALIZA LA FERMENTACIÓN?

El proceso es sencillo: se tritura el alimento o la planta y se fermenta con una mezcla de microorganismos que contiene bacterias lácticas y acéticas, hongos y levaduras.

Algunos fabricantes utilizan una mezcla compuesta por diferentes microorganismos. 

Cuando ha fermentado, el producto se somete a un proceso de liofilización (se congela y se sublima para que el producto conserve sus propiedades durante mucho tiempo) para que los microorganismos no mueran, pero tampoco continuará la fermentación por ausencia de humedad. Así se consigue un alimento con una alta proporción de nutrientes que, además, es probiótico, pues contiene microorganismos viables.

EL prebiótico (estimula el crecimiento de las bacterias digestivas beneficiosas) y simbiótico (los microorganismos combinan sus efectos y trabajan con las bacterias intestinales).

 

¿QUÉ BENEFICIOS PRODUCE LA FERMENTACIÓN DE LOS SUPERALIMENTOS?

Los beneficios se basan en las propiedades del alimento o la planta originales, y en la interacción simbiótica de los microorganismos, acción que continúa en el sistema digestivo humano.

 

 

 

 

MAYOR BIODISPONIBILIDAD DE LOS NUTRIENTES

Cuando las bacterias y levaduras fermentan un alimento o una planta medicinal los descomponen en nutrientes y elementos más simples, de manera que luego, al ser consumidos por las personas, pueden ser absorbidos con más eficacia durante el proceso de digestión.

Además, los alimentos fermentados probióticos aportan enzimas que favorecen la digestión y asimilación. Es decir, la fermentación aumenta la biodisponibilidad de nutrientes como los aminoácidos, ácidos grasos, vitaminas, minerales o fitoquímicos del superalimento.

 

MÁS NUTRIENTES

No solo aumenta la biodisponibilidad, sino que la fermentación multiplica, incluso, la cantidad de algunos nutrientes. Suelen incrementarse las vitaminas del grupo B, como el ácido fólico, la riboflavina, la niacina, la tiamina y la biotina, y también la vitamina K2.

 

 

 

 

ENRIQUECE LA MICROBIOTA DIGESTIVA

Es conocido el importante papel que desempeña la comunidad de bacterias digestivas (microbiota) en nuestra salud en general. Una microbiota saludable previene las infecciones, reduce la inflamación, favorece la asimilación de nutrientes y colabora con los sistemas inmunitario, nervioso y endocrino en infinidad de procesos de los que depende la salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.