roma

ASÍ VIVEN LOS RESTAURANTES LA “NUEVA NORMALIDAD” EN LA COLONIA ROMA DE LA CDMX

En el primer fin de semana de la nueva normalidad, los restaurantes que reabrieron ante el semáforo epidemiológico en naranja fue bajo la instrucción de mantener 30% de la ocupación o 40% si cuentan con mesas en el exterior, pero en la zona de la Fuente de la Cibeles, en la colonia Roma norte, se observaron inmuebles casi a 90% de su capacidad.

“Apenas empieza a venir la gente. Hace unos días todo se veía muy triste por aquí. Todo estaba vacío y cerrado, pero esperamos seguir trabajando. Algunos todavía no han podido abrir y otros han tenido que cerrar definitivamente”.

Las medidas de sanidad impuestas para que los clientes ingresen a los establecimientos se vuelven estrictas o laxas, dependiendo del lugar.

Los primeros clientes que llegan a los establecimientos de comida, después de meses de confinamiento, presencian un cambio en la convivencia a la hora de la comida.

Los platillos que suelen pedirse al centro de la mesa para compartir parece que por el momento quedaron atrás. En los restaurantes se recomienda que las porciones de comida sean individuales, además de que no puede haber grupos de más de cuatro personas ni se podrá solicitar juntar mesas.

Las áreas de juegos para niños quedaron suspendidas y los establecimientos que contaban con música en vivo para amenizar la comida han cancelado esa opción, ya que el sonido hace que los comensales suban el volumen de la voz y se busca prevenir o evitar la propagación de gotas de saliva en el ambiente.

No todos los negocios dedicados a los alimentos reabrieron; en la zona hubo traspaso de locales o cierres ante la imposibilidad de costear los gastos de renta y pago de personal.

 Ante la desigualdad de condiciones para mantener a flote los establecimientos, el gremio restaurantero busca en la nueva normalidad el apoyo de sus clientes para salir adelante.

“Los mexicanos no estamos acostumbrados a estar encerrados, además ya teníamos una  rutina, pero tuvimos que abandonar todo. Sí tenemos miedo, pero también necesitamos distraernos”, comentan los comensales.

En los establecimientos que ha visitado junto con su pareja refiere que han contado con las medidas sanitarias necesarias, pero es hasta hoy que ha notado la presencia de más personas.

Algunas medidas son exageradas, como los cubiertos en plástico.

“Habíamos tratado de evitar tanta generación de basura, sobre todo del plástico, pero nos tenemos que adaptar”.

“Estos tres meses fueron muy difíciles. Para el gobierno es muy fácil decir que cerremos, pero ellos cobraron su sueldo íntegro. Nosotros vivimos de los clientes comentan los meseros”.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>