Apasionados del Arte

Del carmen Concept Hotel

El Valle de Atemaxac, dejaba ver los atardeceres en un clima agradable y de abundante agua, que hizo producir los campos tras la llegada de la agricultura, cuando florecieron las culturas origina­rias –tecuexes, cocas o caxcanes–en la época prehispánica.

fintWN_arte2

Aunque anteriormente se decía que en el centro del Valle de Atema­xac –donde se encuentra actualmente la ciudad de Guadalajara–, no había habitantes, “pues la gente se asentó en los alrededores”, al hacer las excavaciones para construir el estacionamiento subterráneo en la explanada que está frente al templo Expiatorio, se encontraron materiales arqueológicos, que indican lo contrario.

Guadalajara es sin duda una joya histórica, rodeada de infinidad de pueblos que también los son; desde su fundación, realizada por 42 vecinos que la denominaron Villa de Guadalajara, en recuerdo de la ciudad homónima en España –que proviene del vocablo árabe “wad-al-hidjara”, que significa “río que corre entre piedras”– y donde además nació Nuño de Guzmán, esta ciudad ha sufrido infinidad de transformaciones.

En 1539, Carlos I de España  y  V de Alemania, otorgó a Guadalajara el título de ciudad y en 1539 el mismo rey le dio un escudo de armas que poco a poco fue modificado y adoptado para representar actualmente al Estado de Jalisco.

Cambios y más cambios

Guadalajara ha sido un punto fundamental en la historia mexicana y por ello también desarrolló su arquitectura original: la Guerra del Mixtón, guerra espiritual a cargo de religiosos franciscanos desde 1526 –Martín de Jesús, Andrés de Córdoba, posteriormente Fray Antonio de Segovia–; a finales de 1500, la llegada desde Puebla, de monjas dominicas –que construyeron  el convento de Santa María de Gracia–, el crecimiento del catolicismo del siglo XVII y la construcción de escuelas, hospitales, templos y conventos, tras la llegada de dominicos, mercedarios, carmelitas descalzas y juaninos.

El siglo XVIII se desarrolló la arquitectura estilo barroco –con casas de dos pisos de piedra, techos de bóveda, herrería fina–, incrementó el mestizaje y algo a destacar es la comida, que también fusionó algunos platillos típicos de cada región para obtener un sabor único y mestizo.

Batallas y destrucción

Los movimientos sociales marcaron pauta para transformar esta ciudad, escenario de importantes hechos históricos como la batalla del Puente de Calderón, que se dio el 17 de enero de 1811 en las afueras de Guadalajara, en la lucha de Independencia; la Guerra de Tres Años entre 1857 y 1860, provocada por las diferencias entre los liberales y los conservadores.

Otro hecho ocurrió el 14 de febrero de 1858, cuando el entonces Presidente Juárez, convirtió a Guadalajara, en la capital de la República, provocando que Guadalajara y Jalisco fueran un campo de constantes enfrentamientos. O cuando la ciudad cayó en manos del general Luis G. Osollo, conservador a cuyo frente estuvo Urbano Tovar, quien  provocó una guerra civil, donde Guadalajara perdió mucho de su patrimonio artístico.

Por si fuera poco, cuando los emperadores Maximiliano y Carlota llegaron durante la invasión francesa –1864–1867–, el mariscal Bazaine entró a Guadalajara a provocar más caos. Qué decir de la guerra de los Cristeros, donde también se generó enorme destrucción.

En esas batallas, muchos conventos y edificios importantes y ricos en arquitectura desaparecieron y fueron mutilados, como el desaparecido convento de Santo Domingo –donde hoy está el templo de San José y el convento de San Francisco de Asís –del que queda sólo la capilla principal–, el hospital y convento de San Juan de Dios –mutilado, en la esquina de la calzada Independencia y la avenida Javier Mina–, del que queda la iglesia y una ala del claustro principal.

Otro de los mutilados fue el inmenso convento del Carmen, del que sólo se preserva el oratorio de la tercera orden y que hoy se conoce como la iglesia de El Carmen, embellecida por un jardín con el mismo nombre, espacio en el que debemos poner especial atención.

Hospedarse en un edificio sobreviviente

Pese a tantos cambios, Guadalajara es y será una joya preciada, patrimonio de México y el mundo; en la que hay un sinfín de lugares mágicos para recorrer.

En ese viaje, el visitante no debe perderse de una estadía mágica que además está muy cerca de los baluartes más importantes del centro de esta ciudad, su nombre Del Carmen Concept Hotel, un lugar muy original para hospedarse. El amante de la historia, el arte y los detalles, podrá deleitar su gusto y al mismo tiempo dormir en un lugar muy peculiar.

Se trata de una finca neoclásica, que data del año 1867; la construcción está frente a la iglesia del Carmen y es un nuevo concepto de hospedaje-boutique, que de acuerdo a sus creadores, transporta al turis­ta a una hotelería selecta de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, más un toque de vanguardia, diseño, elegancia y tecnología del siglo XXI.

Arte y cultura

Para hablar de más detalles, Ramón, el gerente del sitio, habló con nuestro equipo para explicarnos paso a paso, los detalles sobre el lugar.

“Este hotel está dedicado a la Ruptura, nombre asignado al conjunto de artistas que desarrollaron sus obras dentro del surrealismo y expresionismo mexicano. Lo anterior porque el espacio, tiene nueve suites dise­ñadas y decoradas en homenaje a los máximos representantes ese movimiento.”

fintWN_arte3

fintWN_arte4


 

fintWN_arte5fintWN_arte6

Ramón explica que los artistas elegidos por su importante obra y talento, fueron Tamayo, Varo, Coronel, Carrington, Vlady, Friedeberg, Cuevas, Soriano y Gerzso. “Del Carmen Concept Hotel en Guadalajara, está dedicado a estos creadores, algunos mexicanos y otros más cuya vida y obra más importante fue hecha en nuestro país.”

Algo que sorprende, es que este edificio ha pasado por muchos aspectos históricos de gran importancia, como el hecho de que esta finca perteneció a la familia Rulfo y arquitectónicamente se encuentra perfectamente conservada; el único cambio ha sido que se recortó la escalera para el elevador, pero de una manera muy especial, con el fin de preservar el lugar.

“Otra cosa que también inspiró al actual dueño para hacer el hotel, es que anteriormente fue un taller de curación de arte; además de que esta es una zona histórica del centro de Guadalajara muy representativa, por ello tratamos de plasmar un diseño nuevo en Guadalajara y de hecho es único en Latinoamérica”, indica nuestro anfitrión, quién nos dio un recorrido por las suites, que resultó más que sorprendente.

Piezas originales

“Todo el diseño de interior está hecho por la artista Viviana Houver; además es exclusivo para el hotel, pues somos una galería en vivo, donde puedes tocar una silla, una mesa. Si te gusta le puedes preguntar al personal y ellos te dan los precios.” Si el cliente decide comprar la pieza, el staff del hotel se encarga de los trámites y el envío.

Cada habitación plasma la vida y obra el artista. “En Cuevas, por ejemplo, tenemos una mesa construida  con lápices; esto es porque José Luis Cuevas nació en una fábrica de lápices,” comenta Ramón.

“En Friedeberg, podemos encontrar una mesa con un boceto de un plano arquitectónico; esto porque él estudió arquitectura”.

El gerente añade que así ocurre con cada habitación: se plasma la vida y obra de un artista, con detalles; “en  Soriano hay aves porque a él le gustaban mucho. En Tamayo que pintaba lo cotidiano, tenemos imágenes de una ventana o puerta antiguas; el buró de los perritos, todo hecho por Viviana y pensado en las cualidades del artista”.

fiintWN_arte7

 

fiintWN_arte8fiintWN_arte9

 


 

fiintWN_arte10

 


 

fiintWN_arte11

Habitaciones y servicios

De las nueve habitaciones que tiene el hotel, siete tienen cama king size, una es con cama matrimonial y la última posee dos camas individuales.

La capacidad de Del Carmen Concept Hotel, es para 18 personas, a las que se les brindan facilidades; “por ejemplo si alguien trae un bebé se le proporciona la cuna.

Hay otros puntos interesantes, como el servicio gratuito de Concierge. “Desde que nos llaman asesoramos al cliente, ya sea reservaciones en restaurantes, bares o antros; salidas culturales; a los Guachimon­tones, paseos a Chapala, pode­mos armar paquetes a Tequila. De hecho nos adaptamos a las ideas o necesidades que tenga el huésped,” explica Ramón.

Alimentos y bebidas

Aunque por el momento este hotel no cuenta con servicio de alimentos interno, tiene un convenio con un restaurante ubicado a un costado de sus instalaciones, el cual les presta el servicio de room service a los huéspedes, en un horario corrido de 8:00 a 1:00 horas.

Este servicio no tiene costo extra y se puede cargar a la habitación.

Por otro lado, en el hotel sí hay servicio de barra de bebidas toda la noche. Se ofrecen vinos, digestivos, bebidas de alto grado, cervezas, refresco, etc.

Recomendaciones de la casa

“Yo destacaría el diseño de cada habitación, la ubicación; quien viene a conocer la historia de Guadalajara y del Centro, estará bastante bien ubicado: a siete cuadras la catedral y en frente tenemos un museo muy bonito,” indica Ramón.

“El Templo que está frente a nosotros, es la capilla de lo que era el templo anterior, que fue demolido. Es un gran lugar para venir en pareja, pasar la noche, en Tamayo por ejemplo, hay una tina de cobre hecha a mano”.

Para venir en pareja, Ramón nos recomendó el Paquete Romance, que es para la suite Tamayo, pero también se puede adecuar a otras habitaciones. “El costo ronda entre los 3 mil y 3 mil 800 pesos dependiendo la habitación; incluye una botella de vino espumoso, pétalos de rosa en toda la habitación, velas y un ramo de rosas.

fiintWN_arte12

 


 

fiintWN_arte13

 


 

fintWN_arte18fiintWN_arte15

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

fiintWN_arte16

fiintWN_arte17

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>