Entradas

FIDEOS TAILANDESES

PAD THAI O CÓMO UNOS FIDEOS TAILANDESES CONQUISTARON EL MUNDO

Los fideos que se convirtieron en comida nacional de un país y lograron traspasar fronteras

Si a algunas personas les preguntáramos qué es el Pad Thai, serían muchas las respuestas que no coincidirían con lo que en realidad es. De hecho, es un término con el que no estamos familiarizados, pero con algunas pistas como que son fideos de arroz, que van acompañados por verduras, pescado, camarones, gambones, langostinos, huevos con tofu, brotes de soja que están cubiertos por cacahuetes tostados, cilantro, jugo de limón y tienen una rica salsa de tamarindo -entre otras muchas cosas-, más de uno recordaría a la perfección uno de los platos más exquisitos de la cocina tailandesa. Existen muchas maneras de preparar los Pad Thai y cada una cuenta con su propia receta. Desde la opción más popular, consumida en los puestos de comida ambulante de las ruidosas calles de Tailandia, hasta las servidas en los restaurantes occidentales más caros y sofisticados. Respecto al nombre completo del plato es Kuey Thiaw Pad Thai, o lo que es lo mismo, fideos fritos tailandeses. El origen de los fideos de arroz es chino, parece que la palabra originaria sería Kuew Thiaw que proviene de ese país y significa “fideos”. Por ese motivo se cree que los tailandeses lo adaptaron, y tomaron el plato y la palabra de los emigrantes chinos que venían a trabajar a Tailandia y que procedían de la zona de Yunnan, ubicada al sur del país. En cuanto a la etimología de la palabra Thai puede que provenga de una minoría étnica de Yunan que se llama T´ai (Pronunciado Dai). De ahí el origen de la palabra actual “Thai”, entendida como persona originaria de Tailandia. Con la llegada al poder del exmariscal Plaek Pibulsonggram ‘Phibun’, su principal objetivo fue conseguir un país más moderno, más fuerte y con unas profundas raíces nacionalistas. Para ello motivó al pueblo siamés logrando que fuera más productivo y enorgullecerse de su lugar de nacimiento. Phibun pensó que para conseguir esa identidad colectiva, sería muy bueno tener un nuevo plato nacional, porque hasta ese momento la comida principal de los tailandeses era arroz con pasta de chile, hojas y sal.

 Parece ser que Phibun dio a conocer su intención de crear un nuevo plato nacional y su hijo hizo referencia a una famosa receta conocida como Pad Thai que era un plato que se cocinaba habitualmente en casa. Otra versión hace referencia a que convocó un concurso para ver con que plato se podría identificar la nación, aunque también se piensa que se trata de una receta introducida por los comerciantes chinos en Tailandia. No se sabe muy bien lo que sucedió en realidad, pero el Pad Thai se popularizó durante la Segunda Guerra Mundial debido a la escasez de arroz, mejorando la dieta de los tailandeses así como su higiene al ser cocinado en sartenes limpias. ‘Phibun’ consiguió para Tailandia una comida común nacional que se convertiría en mundial.

Es sorprendente como unos fideos de arroz han conseguido traspasar fronteras y estar en más de 12.000 restaurantes. Será por su sabor, por su textura y por el hecho de que acompañados saben mucho mejor

012cf1a97966eeb7c4f080b6ed579042

¿NO PUEDES DEJAR DE ECHARLE SAL A LA COMIDA? LA CAUSA PUEDE ESTAR EN LA SALIVA

Descubren que las personas más sensibles al sabor salado tienen grandes cantidades de una enzima que altera los canales del sodio. El consumo excesivo de sal ha sido vinculado por numerosos estudios a un aumento del riesgo de sufrir graves trastornos cardíacos y circulatorios. Pese a ello, muchísima gente no puede dejar de echar sal (en cantidades que superan las recomendadas) a sus comidas diarias. El problema es que, muchas de ellas, aseguran que aunque les gustaría reducir su consumo diario de sal, no son capaces. Pero, ¿cuál podría ser la causa de esa “adicción” a la sal?

184002287

Los investigadores sospechan desde hace tiempo que alguna de las causas podría encontrarse en la saliva. Y, ahora, un nuevo estudio realizado por miembros del Technische Universität München, en Munich. Los autores dele studio realizaron un experimento en el que dividieron a las personas en dos grupos, sensibles y no sensibles, en función de su capacidad para detectar cuan salado era un plato. Los especialistas observaron que existían varias diferencias en las proteínas de la saliva de las personas más sensibles al sabor salado, y en las del resto. Concretamente, detectaron en la saliva de las del primer grupo la presencia en grandes cantidades de endopeptidasas. Se trata de unas enzimas que, según revelan los resultados de este estudio, alteran el funcionamiento de los canales de sodio lo que permite que aumente la cantidad de esta sustancia que penetra en las células.