PORTADA

¡QUIERO ABRIR UN RESTAURANTE!

“Soy el dueño de un restaurante”. Esa frase genera miradas de admiración y envidia antes de que termines de pronunciarla.

La mayoría de las personas cree que ser dueño de un restaurante es divertido y emocionante, además de una muy buena manera de hacer dinero y tal vez hasta convertirse en famoso. Bueno déjame platicarte que ser el dueño de un restaurante es mucho más trabajo del que se piensa. Es cierto que hay grandes beneficios como el de ser tu propio jefe, pero también hay serios inconvenientes. Vamos aclarando las cosas y a disipar ciertos mitos añejos que se han generado alrededor de la industria restaurantera.

Captura de pantalla 2017-12-04 a la(s) 11.07.28

¡Es un trabajo extremadamente divertido!

Los que estamos en el negocio lo hacemos divertido, pero sería muy exagerado suponer que el negocio

de restaurantes es pura diversión y juegos. También aparece el estrés y las presiones. Ser dueño de un restaurante significa que estarás en el trabajo la mayor parte de tu tiempo, de día o en la noche, un trabajo de 24/7 (24 horas 7 días a la semana), sobre todo al principio. ¿Si te gusta descansar los fines de semana, llevar a tus hijos a festejos, paseos o comidas familiares? Estás en el lugar incorrecto, porque la realidad es que tendrás que trabajar en todo momento, así es, incluso, esos días especiales. Recuerda hay que trabajar cuando los demás se divierten, los días festivos son primordiales, no te puedes ausentar, piensa en fin de año, San Valentín, día de las madres son días de gran afluencia y de buenas ventas… ¡Hay que estar ahí!

Untitled-1

¡Me voy a HACer rico!

Si piensas invertir hasta tu último centavo ahorrado o pedir prestado para abrir un restaurante… ¡Cuidado! Antes de poder empezar a hacerte rico recuerda pagar la nómina, los impuestos, seguros, alquiler, hipoteca, compra de alimentos, las compras de bebidas alcohólicas, energía eléctrica, mantenimiento, desperfectos, etcétera.… ¿Te das una idea? Los restaurantes pueden ganar mucho dinero. Sin embargo, hay muchas cuentas por pagar, sobre todo al principio, la curva de aprendizaje cuesta mucho dinero. El dueño de un restaurante puede ganarse la vida, pero solo si él o ella tiene la intención de trabajar en el restaurante. Muchas personas piensan que van a abrir un restaurante y vivir inmediatamente de él, sin tener que cocinar, manejar o servir mesas. Esto puede funcionar en un principio, pero los restaurantes no pueden soportar la carga por mucho tiempo. Si no piensas en trabajar, no pienses en cobrar. Si trabajas como manager de tu negocio lo más conveniente es que te asignes un sueldo acorde al mercado y no presiones al negocio para que te dé más.

cocinero

 

Me encanta cocinar, así que debo abrir mi restaurante.

¡Tal vez! Pero la forma más fácil de arruinar un mágnifico pasatiempo es convertirlo en trabajo que forme parte de tu vida diaria.

Nadie va a preocuparse por tu restaurante como tú. Y si no le importa al dueño, entonces, ¿por qué a sus empleados?

Por supuesto, hacer algo que realmente te apasiona te puede inspirar a trabajar más duro para salir adelante. Ten en cuenta, sin embargo, que el cocinar para los amigos cercanos y la familia no es lo mismo que cocinar para los extraños que van a pagar por un platillo. Incluso si los amigos y familiares te dicen que debes abrir un restaurante, recuerda, ellos son tus amigos y familiares y no pueden ser juez y parte, trata de dar pequeñas degustaciones a gente no cercana a ti para ir conociendo tu mercado antes de dar el gran salto

Captura de pantalla 2017-12-04 a la(s) 11.22.09

¡Voy a tener un lugar para pasar el rato con mis amigos!

Francamente, para mí este es el más irritante de todos los mitos. Si quieres pasar un rato con tus amigos, construye un bar en tu casa o haz una fiesta en el jardín. No arriesgues tu dinero en un negocio que no tienes la intención de supervisar. Y no podrás supervisarlo desde tu silla con tus amigos bebiendo o viendo el futbol.

Nadie va a preocuparse por tu restaurante como tú. Y si no le importa al dueño, entonces, ¿por qué a sus empleados?

YO ¡Voy a ser famoso(a)!

Es el sueño de los nuevos restauranteros, ya hay famosos para entretener a la gente Gordon, Oropeza, Rachel Ray… Hay que dejar de fantasear y trabajar para construir un negocio sólido y firme. Si estás decidido, adelante todo trabajo requiere pasión y entrega, evita cometer errores costosos, sobre todo en un principio, fíjate muy bien tu objetivo, hacia dónde quieres llegar. Hoy en día existen recursos disponibles en internet para operar y manejar un restaurante de la forma correcta, no importa el tamaño de tu negocio, lo más importante es elaborar procesos que puedas ir implementando en tu restaurante, tanto en el servicio, comedor, cocina y lograr estandarizar todos los procedimientos y funciones para, poco a poco, lograr tu estabilidad e independencia financiera.

OPINIONES […] No cabe duda de que el negocio de los restaurantes es muy buen negocio si se sabe cómo llevar uno a buen término. Los mitos aquí expuestos son muy ciertos. La parte glamorosa de la industria atrae a mucha gente que no tiene idea en lo que se está metiendo. A estos mitos podrían agregar: 1. Voy a ser mi propio jefe. No recibiré órdenes de nadie. La realidad es que cualquiera que entre a comer será su jefe. 2. Los negocios me caerán del cielo con esta idea. La realidad es que el mundo no necesita un restaurante más y por novedosa que sea la idea, sin una planeación clara del negocio para atraer clientes, éste no podrá subsistir por mucho tiempo. Saludos a todos.

Captura de pantalla 2017-12-04 a la(s) 11.43.53

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>