getty_518504426_2000196920009280941_319976

¿QUÉ ES LO QUE DEMANDA EL CONSUMIDOS A LA INDUSTRIA ALIMENTARIA?

El consumidor demanda a la industria alimentaria productos saludables, personalizados, sostenibles y que aportan bienestar.

Conocer las tendencias en alimentación y bebidas para 2018 permite a las empresas identificar nuevas oportunidades de negocio o de desarrollo de nuevos productos. Esta información aporta una ventaja competitiva en cuanto innovación y es también una herramienta óptima para minimizar riesgos.

Los análisis realizados en más de 12 países han identificado cinco tendencias clave en el sector de la alimentación y las bebidas para el próximo año que se presume que tendrán un notable impacto en el sector, algunas de éstas ya se adelantaban en 2016 y 2017 y ahora se enriquecen con nuevos elementos.

Productos seguros, éticos, naturales y sostenibles el consumidor no sólo exige productos naturales, sin aditivos ni conservantes, quiere saber cómo, dónde, cuándo y quién ha producido los productos que encuentra en la cadena de alimentos. Además, exige un compromiso ético y sostenible. De ahí la necesidad por parte de los fabricantes de alimentos de identificar claramente los ingredientes, el sistema de producción, las cadenas de suministro y la apuesta por un packaging responsable con el medio ambiente. Atendiendo a los requerimientos de los consumidores, la industria aumenta la confianza en sus marcas.

Democratización de los productos de alimentación.

El consumidor no está dispuesto a que sus exigencias conviertan los productos en artículos de lujo. Quiere que estén al alcance de todos los bolsillos y hay empresas que ya están comenzando a innovar en esta línea. Un ejemplo es Amazon, con su tienda de alimentación Foods Mark.

Apuesta por el bienestar personal y las dietas personalizadas

El ritmo de vida acelerado y la hiperconectividad abocan a los consumidores hacia la búsqueda de todo lo contrario: El “cuidado” y la evasión. Busca una alimentación saludable baja en grasas o azúcares y que además le ayude a combatir el estrés, reducir la fatiga y obtener energía.

Para el sector de la alimentación, esta coyuntura es una oportunidad, un momento óptimo para ofrecer soluciones en forma nuevos formatos o variedades de producto que incluyan fruta, verdura o ingredientes de herbolario con propiedades relajantes.

Lo visual y la textura como valor diferencial

En 2018, continuará la tendencia de “comer con los ojos”, de gran importancia tanto para los consumidores, especialmente los millenials, como para la industria.

El consumidor busca en la comida una experiencia sensorial. De ahí que demande productos que involucren los sentidos: lo visual, el aroma o la textura. El objetivo no es otro que poder compartir esa experiencia de consumo en redes sociales como Instagram o Pinterest.

Como respuesta, la industria opta en algunos casos por incluir en sus productos ingredientes que aporten colores, que llamen la atención. En otros, se inclina por envases más atractivo para el consumidor o por una textura singular.

Fórmulas para ahorrar tiempo y dinero

Con el fin de ahorrar tiempo y dinero, los consumidores apuestan por nuevos canales de compra.

Las nuevas tecnologías permiten a la industria ofrecer un servicio rápido de entrega o servicios de suscripción que facilitan la reposición de los productos al estar conectados con electrodomésticos inteligentes. Además, el auge del comercio electrónico y la posibilidad de comprar mediante sistemas de voz a través de dispositivos móviles hace que, cada día, más usuarios apuesten por las compras online. Todo ello permite ahorrar tiempo y dinero.

La aplicación de la tecnología supone para la industria de la distribución una oportunidad para ofrecer mejores niveles de eficiencia. Le permite la personalización de la oferta (productos recomendados, productos sugeridos…) incluso de forma individual en función del comportamiento de compra de cada particular. Todo ello en aras de mejorar la experiencia del usuario y la eficiencia empresarial.

Los fabricantes que apuesten por la personalización tanto en producto como en promoción podrían atraer más consumidores. Y no adaptarse a ello podría poner en peligro la fidelidad de los consumidores por una marca en pro de otras que sí le ofrezcan este beneficio.

Sustitución de granjas y fábricas por laboratorios

La tecnología irrumpirá en 2018 en los procesos de producción de los alimentos. A través de la impresión 3D o del cultivo de células madre, la tendencia será la producción en laboratorios de alimentos cárnicos y productos lácteos. Según el estudio, los consumidores del Reino Unido están dispuestos a confiar en estos productos siempre y cuando sean similares en cuanto sabor, apariencia y textura. No obstante, estas soluciones requieren fuertes inversiones económicas y todavía son difíciles de introducir en el mercado. Aún así, la industria continúa investigando en esta línea. Este tipo de productos atraerá sobre todo el interés de los consumidores preocupados por la sostenibilidad y con conciencia ecológica.

Las tendencias en alimentación que veremos en los próximos meses revelan que la tecnología aplicada al desarrollo de nuevos productos es una palanca estratégica para todas las empresas de alimentación que pretendan innovar en 2018.

unnamed

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>