carrera0

CARRERA PROFESIONAL ¿ILUSIÓN, VOCACIÓN O TRADICIÓN FAMILIAR?

Elegir una carrera profesional a los dieciséis, diecisiete o dieciocho años no es ninguna tarea sencilla.

Estar en quinto o sexto año de bachillerato y saber qué debo estudiar por los próximos años debe ser una de las decisiones más difíciles de la vida.

Posiblemente es lo más complicado para esa edad, decidir qué hacer el resto de mi vida. Muy pocas personas están convencidas, desde chiquitos, a lo que quieren dedicarse en un futuro cercano, y en gran medida se debe a que no están inmersos en el mundo laboral como tal y por obvias razones.

Algunos jóvenes saben muy bien lo que quieren porque han vivido con sus padres la experiencia de trabajar, ya sea por alguna necesidad económica o simplemente porque les quieren ayudar y al mismo tiempo aprender de esa experiencia.

Sin importar cuál de todos sea el o los motivos la decisión que deben tomar es muy complicada, y por ello se deben analizar, junto con la familia y amigos, cuáles son las diferentes opciones viables.

carrera3

 

Es conveniente hacer un examen psicométrico que puede ayudar a determinar más o menos el rumbo de nuestra vida. También es una buena opción poder tener un semestre sabático para analizar las diferentes opciones, tomar algunos talleres o cursos relacionados con la profesión para ver si realmente nos llama la atención lo que elegimos.

Hoy en día con todos los medios de comunicación que existen, con toda la apertura que se ha generado en la información, se bombardea de manera constante a los jóvenes a dedicarse a ciertas profesiones, ya sea tradicionales o que estén de moda, e inclusive que apenas se estén creando para cierto perfil de mercado.

Lamentablemente hay una triste realidad detrás de todo ello, el mundo y en específico en México, ¿estaremos preparados para tanta especialización?

Si me lo preguntan a mí, en México creo que aún no estamos listos, vamos en camino hacia allá. En algunos países europeos principalmente, ya tienen ese camino andado y buscan cada vez más a la persona especialista en determinado aspecto, lo cual genera un valor adicional en lo que se está estudiando.

 

CARRERA1

 

Cuando se requiere de un experto en algún tema se busca a aquella persona que tiene una preparación en el tema, aquí hemos tenido para bien o para mal a las personas que la hacen de “todólogos”, una situación que en algún punto puede ser muy benéfico y más cuando la persona es de confianza, pero al mismo tiempo puede ser muy perjudicial por no saber al cien por ciento si la persona sabe o no del tema.

También existen profesiones que en algunas ocasiones no se les ven bien (desde la perspectiva principal de los padres) por ser “poco profesionales” o “poco serias” o “no se requieren” para esa profesión. Ciertas profesiones son muy mal vistas, en especial por los padres de familia que quieren que sus hijos estudien “una carrera profesional”. Aquí yo me preguntaría, ¿acaso hay una profesión menos digna?

 

carrera2

 

Creo que todas las profesiones tienen su grado de dificultad y complejidad. Por alguna razón no estudiamos aquella que más se nos dificulta. ¿Cuántos alumnos no le huyen a las profesiones que tienen que ver con los números?, pues aquí tenemos ya el primer gran problema, la mayoría de las profesiones incluyen de alguna manera algo relacionado con los números.

Cuando tratamos de elegir buscamos algunos consejos y seguir las recomendaciones recibidas,  pero la realidad a la hora de decidir es totalmente distinto.

Existe una serie de factores que influyen en la decisión sobre qué estudiar. Entre ellos y, por obvias razones, aquellos que tienen que ver con la familia y la situación económica que se vive en ese momento. Los padres para bien o para mal influyen directa o indirectamente en la decisión de los hijos. Desde aquellos que quieren que sus hijos estudien lo mismo que ellos y que se dediquen exactamente a lo mismo, hasta los que quieren que sus hijos estudien algo donde se obtenga fácilmente dinero y donde no se requiera de ningún sacrificio.

En todas las profesiones se requiere de un sacrificio, es cierto en algunas mucho más que en otras, pero también si no hacemos un sacrificio por aprender algo, de nada nos servirá ser hijos de papi y heredar la empresa de mi papá el día que él ya no esté. Si no tengo estudios tarde o temprano llevaré al fracaso a la empresa de mi papá. Es más, yo voy a hundir la empresa de mi papá en menos tiempo de lo que a él le llevó construirla. Por ello es fundamental analizar minuciosamente los estudios que voy a hacer.

 

Los jóvenes deben estar muy bien asesorados desde sus padres, así como de los orientadores vocacionales que les deben hacer estudios serios que permitan conocer a detalle el perfil de los jóvenes.

También es muy importante y oportuno, gracias a la globalización, buscar que los jóvenes tengan una experiencia de vivencia internacional. Que puedan vivir lo que sucede en otras latitudes del mundo. Conocer la cultura y tradición de otros países, les permitirá enriquecer más su personalidad.

Les dará esa madurez que en muchas ocasiones se requiere para desarrollarse profesionalmente. Aquellos que no se puedan desplazar fuera del país, deberán buscar tener una experiencia en algún otro estado de la república mexicana, o tener una experiencia alejados de sus familiares y poder, de esta manera, valorar todo lo que se tiene.

Además es muy importante revisar los reconocimientos, las acreditaciones o certificaciones nacionales e internacionales que tiene la escuela o universidad, ya que estas son elaboradas por personas externas a la empresa que evalúan todos los procedimientos de la misma.

No es lo mismo una universidad que una escuela, las estructuras son totalmente diferentes. Si queremos llegar lejos, debemos estudiar una carrera profesional y, para ello, hay que hacer un gran sacrificio.

 

carrera4

 

Una vez tomada la decisión se debe observar la realidad en la que uno vive y entender que lo cierto es que la vida no se maneja así. No se puede ni debe estudiar algo que a uno no le gusta. Claro que lo que a uno le gusta muchas veces no es tan fácil de ser asimilado por los padres que siempre buscan que sus hijos tengan una vida profesional completa.

Pero si ellos estudian algo que los padres prefieran, posiblemente su vida no sea completa y, al final del día (de los años), trabajarán en algo que nada tiene que ver con su profesión. Si hacemos un análisis de manera rápida con todos nuestros conocidos y les preguntamos qué estudiaron y en qué están trabajando el día de hoy, lo más seguro es que encontremos un alto porcentaje de personas que no estudiaron en lo que trabajan actualmente, y los factores que los llevaron a ello son muchos.

No porque los padres hayan sido exitosos en alguna profesión significa que los hijos también lo vayan a ser. Sí hay casos como éstos, pero cada vez son más contados, ya que ello requiere de un gran carácter y determinación por parte del joven.

 

carrera7

 

En realidad los jóvenes deben estudiar aquello que consideren vaya ad hoc con su naturaleza, con su esencia. No pueden saber si les gusta o no una profesión si no la experimentan. Por ello algunas grandes universidades han apostado por una formación integral, en donde no nada más es la enseñanza de la teoría si no también la realización de las prácticas profesionales. El joven debe poner en práctica todos los conocimientos adquiridos a lo largo de sus estudios y poder, con base en ello, analizar todos los pormenores de su profesión.

Si a lo largo de este camino se dan cuenta que no es lo que esperaban, deben cambiar sus estudios. Es cierto que es complicado y nada fácil, pero ¿para qué seguir martirizándose? Es cierto que no es fácil cambiar de profesión, pero si no se hace a temprana edad, el sufrimiento en el mediano plazo será muy doloroso. Para ello, el joven deberá asesorarse muy bien y estar dispuesto a recibir las diferentes opiniones.

Lo que sí es otra gran realidad es que los jóvenes de hoy tienen que estudiar una profesión. Sin importar si es en una institución privada o pública, sean cursos profesionales o simplemente talleres hay que buscar la forma de estudiar lo más posible.

También es muy cierto que hoy en día ya no es suficiente una licenciatura, se requiere mínimo una maestría o cursos de especialización que abarquen las áreas a las cuales uno se quiere dedicar, especialmente para todos aquellos que busquen un buen puesto dentro de una empresa o se decidan ir a trabajar,  vivir fuera del país. La competencia es muy compleja y cada vez más dura para los jóvenes. Deben desarrollar capacidades que antes pocas veces se consideraban.

Las épocas han cambiado y las empresas deben cambiar. Para ciertas profesiones se requiere un grado de especialización que no se puede adquirir  solo con el estudio, se necesitan cursos o diplomados en diferentes instituciones. Muchas profesiones requieren especialistas en las diferentes áreas y ello necesita de un proceso un poco largo y a veces tortuoso.

Es cierto que los jóvenes millenials buscan hoy algo totalmente diferente a aquellos que estudiamos hace unos pocos años y tuvimos una formación diferente. Tanto ellos como las empresas deben buscar la forma más fácil de congeniar para poder sacar todos los proyectos que se están visualizando. Para algunos aspectos se necesita cierta experiencia y madurez que nos puede dar una persona de mayor edad, y para otros casos el joven recién egresado es la persona ideal.

La verdad uno debe estudiar lo que le apasiona. Siempre habrá áreas (asignaturas) que a uno le van a gustar más o menos que a otros. Siempre habrá asignaturas más complejas que otras, pero todo dependerá de cómo se vea cada caso. Uno debería  divertirse estudiando para que en el futuro uno se divierta en su trabajo y, por ende, se divierta en la vida. Problemas, decisiones difíciles siempre habrá, sin ellos no podríamos vivir tranquilamente. ¿Qué sería de la vida si todo fuera fácil? No tendría interés el hacer algo.

Quiero recomendar a todos los jóvenes que inviertan un tiempo para analizar y platicar con aquellas personas en las que puedan confiar, sobre las diferentes opciones que lleguen a tener. No se vayan por cuál universidad cuesta más o menos, el precio no quiere decir absolutamente nada, revisen los planes de estudio de cada una de las carreras que les interese, platiquen con los jóvenes que estudian esa profesión que ustedes quieren estudiar e indaguen que les parece.

No se vayan por aquello que en papel suene más fácil o que les pueda traer rápido más dinero, busquen eso en donde ustedes se sientan bien. Intenten que su zona de confort sea cada vez más pequeña y busquen nuevos retos en la vida. Entre más retos tengan más lejos llegarán. No se preocupen por la excelencia académica, ésta no es garantía de un éxito profesional. Ocúpense en ser más creativos e innovadores y con ello lograrán llegar mucho más lejos.

Para mí una palabra clave que debe quedar fuera de su léxico es “no puedo”, esto significa “no quiero”. En esta vida todo se puede lograr, siempre y cuando se tenga la actitud, disposición y voluntad para ello.

 

carrera6

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>