te0

TÉ HE DE QUERER, DE ADORAR, DE TOMAR

Por Jessica Domínguez / Al gusto

El té es una infusión que combina las hojas y brotes de esta planta; es una bebida mundialmente conocida por su sencillez y practicidad, ya que tiene un proceso de elaboración muy sencillo, que consiste únicamente en hervir agua con la fruta, hierba o planta deseada y endulzar si es que lo amerita. Leer más

UN POCO MÁS SOBRE EL MOVIMIENTO SLOW

Por Redacción

Definitivamente no es nuevo, pues es una filosofía que se dio a conocer más, en 1989 y coincide con una manifestación popular efectuada cuando se abrió un restaurante de fast food en la Plaza de España en Roma, Italia.

En aquél entonces no había ocurrido ese boom de franquicias de comida rápida en todo el planeta y a la gente no le era indiferente que se rompiera la estética urbana o la belleza de grandes obras históricas.

El movimiento Slow o Slow Down se puede extender a todos los campos de la vida y defiende a las políticas de desarrollo sostenible, retorno a las culturas locales, aprovechamiento de recursos naturales y valor por la alimentación artesanal.

Según algunos seguidores de este estilo de vida, en 1986, en Bra, Italia, surgió el Slow Food, movimiento que se contrapone a la estandarización de la gastronomía y busca combinar el placer y conocimiento. Actualmente tiene presencia en todos los continentes, en más de 150 países, con más de 83 mil socios, organizados en grupos locales llamados: convivium.

elNegocio0

EL NEGOCIO DE LOS PRODUCTOS LIBRES DE QUÍMICOS

Por Redacción

Si hablamos de comida, ahora es necesario ampliar los horizontes y ocuparnos de la población que prefiere consumir alimentos orgánicos, libres de sustancias nocivas como fertilizantes que dañan a la salud, pero ¿Este sector es realmente un buen negocio? ¿Verdaderamente es benéfico para el bienestar humano?

Según un estudio del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, estos alimentos –y otros productos como jabones, champús, medicina alternativa, etc. – pueden mejorar la salud de una persona, al reducir casi 89 por ciento el nivel de agentes pesticidas, causantes de daños en la sangre y el organismo.

elNegocio1

En México, para la producción de orgánicos, se  utilizan 512 mil 246 hectáreas, en las que laboran alrededor de 245 mil trabajadores, para satisfacer las demandas de los consumidores, que en su mayoría son extranjeros, ya que un gran porcentaje de estos bienes se exporta a Europa y países como Japón o Estados Unidos.

Y es que, de 2013 a 2014, este mercado creció 50 por ciento, por lo que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) trabaja en un distintivo orgánico mexicano que haga crecer más las cifras.